Una de mis pasiones es el mundo del ferrocarril. Intento evocar e investigar su pasado y cuando puedo disfruto de su presente. Mi madre es natural de Peñarroya y los veranos de mi infancia transcurrieron por sus calles y campos, a la sombra de las ruinas de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya y cautivado por su mitología.

domingo, 15 de abril de 2018

Colección de billetes de José Luis Domínguez Sánchez


Tengo el gusto de mostraros una parte de la colección de billetes de tren de José Luis Domínguez Sánchez. Son billetes del ferrocarril de Peñarroya a Puertollano y Fuente del Arco, en concreto relacionados con estaciones de la provincia de Badajoz. Pertenecen a la época en que la línea había pasado a ser explotada por el Estado (1956 - 1970).








Algunos de los billetes tienen como destino la estación de Almodóvar del Campo, perteneciente a la extensión entre Puertollano y San Quintín, en tierras manchegas. Este tipo de documentos nos aportan información sobre la intrahistoria de estos desaparecidos ferrocarriles. La realidad que existió sobre el desplazamiento de personas entre alejadas poblaciones. Las relaciones económicas que existieron entre ellas y cómo estos lentos trenes las conectaban surcando los difíciles trazados impuestos por la naturaleza ibérica.

 Trazado del ferrocarril a su paso por Almodóvar del Campo (Archivo técnico del IGN, geomap.com).

Gracias a José Luis Domínguez Sánchez por permitirme publicar las fotografías de su colección.

Estación de Fuente del Arco (Fotografía de Jorge del Valle Alvarado). 

Estación de Valverde de Llerena en la actualidad.

Estación de Berlanga en la actualidad.

Estación de Azuaga en 2012. 

Estación de Azuaga en 2012. 

Estación de Granja de Torrehermosa en 2012, vista desde el lado de la calle. 

sábado, 17 de marzo de 2018

Automotor saliendo de la estación de Belmez


El visionado de la película filmada por por D.Julián de Elejoste (1916-1972) sobre el Ferrocarril de Peñarroya a Puertollano y Fuente del Arco, me ha motivado a dedicar unas líneas a la estación de Belmez-Ermita. 

En la imagen podemos apreciar el cruce de dos automotores térmicos Billard en la estación de Belmez-Ermita. Corría el año 1969 y se acercaba el fatídico final de este ferrocarril. Lamentablemente las vías ya no están pero si los edificios de viajeros, mercancías y la caseta de guardavía que se ve al fondo.


 El Jefe de Estación de Belmez-Ermita tras dar la salida al automotor con destino Puertollano. Imagen tomada de la película filmada por D. Julián de Elejoste y remasterizada por Gustavo Vieites


La vida a bordo de aquellos automotores. Imagen tomada de la película filmada por D. Julián de Elejoste y remasterizada por Gustavo Vieites

Estación de Belmez-Ermita vista desde el lado norte


Estación de Belmez-Ermita vista desde el lado sur (Blog de La Maquinilla)

En el espacio que ocuparon vías y andenes se construyó la piscina municipal de Belmez y las principales edificaciones están integradas en dicha dotación pública. Pudiéndose haber demolido para levantar viviendas u otros elementos especulativos, triunfó el sentido común. Si bien considero que fue un error el desmantelamiento de este ferrocarril, es un acierto que, al menos, parte de su trazado y edificaciones sigan funcionando para el bien común.

 Minutas MTN50 1915-1960 (geamap.com)

Minutas MTN50 1915-1960 (geamap.com) 

Plano de labores de la mina de carbón La Emilia, cercana a Belmez-Ermita (www.juntadeandalucia.es) 

Fotografía aérea 1973-1986. Las vías ya habían sido desmanteladas (geamap.com)  

 Vista por satélite de Belmez-Ermita en la actualidad (Google)

Instalaciones municipales de Belmez-Ermita en junio de 2017

Comparativa entre el pasado y la actualidad (Roberto Cubero Asensio) 

Comparativa entre el pasado y la actualidad (Roberto Cubero Asensio)

Respecto a la película en cuestión, debo de comentar que forma parte de una colección de filmes digitalizados y remasterizados a 4k de resolución. Se trata de secuencias elegidas y rescatadas de antiguas e históricas filmaciones de trenes rodadas en Súper 8 y regular 8 mm-color. En ellas podemos admirar material móvil desaparecido y líneas de ferrocarril actualmente desmanteladas en su mayoría. Entre ellas nuestro querido ferrocarril de Peñarroya a Puertollano y Fuente del Arco. Fueron filmadas por D. Julián de Elejoste (1916-1972) entre 1947 y 1971 y remasterizadas por Gustavo Vieites


Presentación de la película disponible en la plataforma YouTube




domingo, 4 de febrero de 2018

Aquel Porvenir

Nuevamente los amigos de la página de Facebook Peñarroya-Pueblonuevo del Terrible me han motivado a realizar otra entrada en el blog. Están llevando a cabo una valiosa recopilación de fotografías históricas del Valle del Guadiato y sus gentes. Y entre tantas imágenes que plasman la vida cotidiana de aquellos protagonistas, en algunas aparece el ferrocarril.

Dentro de una serie dedicada a fotografías de los vecinos de la aldea minera El Porvenir de la Industria, hubicada en el término municipal de Fuente Obejuna, apareció la siguiente estampa.




Los niños aparecen montados en una pequeña locomotora de vapor. Por las dimensiones y al tratarse del entorno del Porvenir de la Industria, apuesto que se trata de una de las 3 pequeñas locomotoras de vapor que dieron servicio al modesto ferrocarril que unió la mina San Rafael con los pozos San Cecilio, Cervantes y San José.

En contra de lo que yo pensé durante años, el ferrocarril de ancho ibérico de La Maquinilla nunca llegó hasta las proximidades de la barriada El Porvenir de la Industria. Como explica el maestro José Antonio Torquemada en su libro sobre tal camino de hierro,  a finales de la década de los años 20 del pasado siglo la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya (SMMP) decidió reactivar las explotaciones carboníferas más occidentales que había adquirido al Banco de Castilla en 1903. Con tal fin tendió una vía estrecha con separación de 60 cm entre las caras internas de los raíles, ancho de vía muy común en explotaciones mineras. Ya en 1894 fue tendido un ferrocarril de este tipo en El Porvenir con una longitud de 3,5 kilómetros para unir las primeras minas de antracita con el lavadero situado en el kilómetro 52 de la línea Belmez-Almorchón de MZA. La vía junto con el material móvil costó 120.000 pesetas. Fueron adquiridas 20 vagonetas con capacidad para un cuarto de tonelada de mineral y dos locomotoras de cinco toneladas fabricadas en Bélgica por la firma Couillet.



Locomotora semejante a las descritas fabricada en 1886 perteneciente al Ferroclub Linch. 

Cuando la SMMP adquirió las citadas propiedades del Banco de Castilla en 1903, decidió abandonar la explotación de las minas cercanas a la barriada de El Porvenir. Desmanteló el ferrocarril existente y trasladó las dos locomotoras hasta Espiel, en 1913, para dar servicio al transporte de carbón entre la mina La Luz y la estación de Ferrocarriles Andaluces. Dicha mina fue cerrada definitivamente en 1921 y a finales de dicha década las dos máquinas regresaron a El Porvenir como se ha comentado anteriormente.

Estimo que este ferrocarril estuvo en funcionamiento hasta finales de la década de los años 60. No llegó a transportar viajeros, limitándose al acarreo de mineral hasta San Rafael. Las explotaciones mineras de El Porvenir ya pertenecían a la Empresa Nacional de Carbones del Sur Sociedad Anónima (ENCASUR), entidad nacida en 1961 con la participación del Instituto Nacional de Industria y la SMMP. Según Torquemada fue el último ferrocarril con este ancho de vía que funcionó en el exterior de las minas del Valle del Guadiato.  


Vista desde avión de la zona de El Porvenir 1956-1957 (geomap.com). 

Detalle de El Porvenir 1956-1957. En línea roja se indica el trazado del ferrocarril de ancho 60 cm. (geomap.com). 


El 12 de enero de 2012, Torquemada publicó una entrada en el blog de La Maquinilla en la que repasaba la historia de El Porvenir con motivo de su centenario. Conocido en la zona como "La Raña" este sencillo núcleo urbano experimentó en 1912 su mayor crecimiento gracias a la construcción de 90 viviendas para obreros y una escuela, por parte de la SMMP. Al final del artículo el autor reflexiona sobre la importancia del ferrocarril de La Maquinilla no solo por la cuestión logística sino también por facilitar la creación de este tipo de asentamientos. Doy fe de ello ya que la historia de La Raña es la historia de mi familia. Aunque una vez casados mis abuelos residieron en Peñarroya, a mi abuelo Antonio se le conoció como "El Raña". Siempre trabajó en las minas de El Porvenir y para ello usaba La Maquinilla como medio de transporte. Torquemada termina su texto aludiendo a F.J. Aute que trata de explicar tal nombre en su trabajo "La Mina como Génesis":

“Tras las primeras explotaciones (…) se suceden una serie de años en que las antracitas parecen despertar poco interés, hasta que el Banco de Castilla interviene en el negocio minero y concretamente en La Parrilla y otra zona próxima conocida como La Raña. Es el Banco de Castilla quien levanta las primeras edificaciones que luego darían origen a los poblados mineros de La Parrilla y el Porvenir de la Industria. El arrogante nombre, que ahora nos parece una triste ironía, de El Porvenir de la Industria, no es más que un reflejo del ilustrado espíritu decimonónico y de su fe en la industria, el capital y el esfuerzo del hombre propios de la época”.


(geomap.com) 

Descripción de la zona en un documento fechado en 1953

El área según el actual mapa topográfico. (geomap.com)

Uno de mis pecaminosos vicios es el de soñar. Me imagino que hubiese sucedido si ferrocarriles como el descrito se hubiesen respetado a pesar del cierre de minas e industrias. Y que con los años pudiesen haber permitido su reutilización para fines turísticos y culturales. Hay muchos ejemplos por el mundo y afortunadamente también en España. Ejemplos son el Parque Temático de la Minería y el Ferrocarril de Utrillas, el Tren de Arganda o el Ecomuseo Minero Valle de Samuño, entre otros.





Pero voy más allá. Como en Utrillas, hay ejemplos de vías férreas que han vuelto a ser tendidas a pesar de su desaparición durante años. Todo proyecto cuesta dinero y esfuerzo. Pero pensemos en la recompensa y la reactivación económica de antiguas zonas mineras. Muy cerca de La Raña está la mina San José que goza de un buen estado de conservación y se me antoja como pieza clave para un parque temático de la minería.




martes, 30 de enero de 2018

Vida y vías

Hace unos días los amigos de la página de Facebook Peñarroya-Pueblonuevo del Terrible publicaron una fotografía que me cautivó. No me pude resistir a pedirles permiso para incluirla en este blog, algo a lo que accedieron gratamente.





En la imagen aparecen 10 muchachas posando sobre un desvío en la estación de Pueblonuevo del Terrible, junto al paso a nivel. Es una escena que me transmite la frescura y alegría de la juventud de una época en blanco y negro. Siento una extraña nostalgia de lo no vivido y frío al pensar en la cantidad de entrañables momentos que pasaron a la historia cuando este ferrocarril fue desmantelado. ¿Vecinas del barrio? ¿Alguna hija de algún ferroviario? Esta es una muestra más de la vida que se creó en torno a los caminos de hierro. En sus estaciones, talleres, depósitos o pasos a nivel este medio de transporte articulaba la confluencia de personas creando sociedades. No sólo financieras y elitistas, sino también a través de las llanas gentes que vivían en torno a él y de él. 



lunes, 25 de diciembre de 2017

El puente sobre el río Algodor y su entorno

Lo que ha comenzado como una mera organización de fotografías de mi archivo personal, en este tranquilo día de Navidad, se ha complicado de grata manera. El pasado 1 de mayo de este año que termina fui a visitar la estación de Algodor y sus alrededores, junto con mi amigo Miguel de Leceta y mi cámara de fotos.
Brevemente comentar que la estación de Algodor, en el punto kilométrico 61,055 del desaparecido ferrocarril de ancho ibérico que unió Ciudad Real con Madrid, sirvió de cruce con la línea Castillejo-Toledo. Comenzó a prestar servicio en 1879 y a su alrededor creció una población para alojar a ferroviarios y otros profesionales.  En la década de los años 20 del siglo pasado fue construida una reserva de locomotoras con puente giratorio que ha sobrevivido hasta nuestros días. La puesta en servicio de este ferrocarril supuso un acercamiento de los carbones de la Cuenca del Guadiato a Madrid.






Tras visitar las dependencias de la estación y documentar su decadencia y abandono, nos desplazamos hacia el viejo puente que da título a esta entrada. Accedimos por la carretera N-400 desviándonos por un camino que cruza la finca Caserío de Cañete Grande. Llegó un punto en  que tuvimos que dejar el coche aparcado y continuar a pie. Campos de cultivo, aparejos de regadío y viejas estructuras de hormigón nos observaban mientras nos aproximábamos al puente. No pudimos acceder a él porque alguien se ha molestado en bloquearlo con ramas.





El puente actual carece de vía desde 1992, cuando la línea de ancho ibérico de Ciudad Real a Madrid fue desmantelada con motivo de la puesta en servicio del ferrocarril de Alta Velocidad de Madrid a Sevilla. Está constituido por una viga tipo Warren de 32,90 metros de longitud con tablero inferior. El puente original de 1879 era estaba formado por vigas de celosía de tercer orden y fue sustituido en 1922. En 1906 ya había sido reforzado con la adición de diagonales para aumentar la capacidad de peso.

 Mapa Topográfico Nacional (geamap.com)

Minutas MTN50 1915-1960 (geamap.com)

Primera edición MTN25 (geamap.com)


Ahora, desde mi casa, observando fotografías aéreas y documentos cartográficos, confirmo la existencia de cicatrices de la Guerra Civil alrededor de esta obra civil. Y consultando el libro EL FERROCARRIL MADRID-CIUDAD REAL-BADAJOZ de Juan Pedro Esteve García me entero de algo curioso. En septiembre de 1921 una inundación perjudicó el puente sobre el río Algodor perteneciente a la línea de Castillejo-Toledo. Los daños eran serios y para solucionar el aislamiento de la ciudad de Toledo, la compañía MZA recurrió a tender una vía de conexión entre el p.k. 62,1 de la línea Ciudad Real-Madrid y el p.k. 77,398 del ferrocarril Castillejo-Toledo. De esta manera el puente en cuestión solucionó el problema dando servicio a las dos líneas. Pero lo que realmente me ha llamado la atención es que, según el autor, esta vía funcionó alrededor de dos años y el mayor problema que encontró MZA no fue de índole técnica sino contenciosa. Se tuvo que expropiar parte de una finca para poder tender la vía y se inició un pleito legal que duró hasta 1928. ¿Sería aquella finca la misma finca Caserío de Cañete Grande por la que accedimos al puente? Otro relato más propio de la España profunda, de terratenientes y subdesarrollo, de la que me sentí impregnado mientras caminábamos por estos parajes. 


Posibles trincheras de la Guerra Civil. Fotografía aérea de 1946-1947 (geamap.com). 

Fortines de la Guerra Civil. (Google Earth). 


A continuación os dejo enlaces a unos interesantes vídeos en los que podemos apreciar las maniobras realizadas por la locomotora que remolcó el famoso Tren de la Fresa:





domingo, 10 de diciembre de 2017

Santa Bárbara 2017

Con motivo de la celebración del día de Santa Bárbara, patrona de los mineros, el pasado 4 de diciembre se llevó a cabo un concurso de entibadores en el Almacén Central de Peñarroya-Pueblonuevo. Según informa el medio infoGUADIATO, el concurso fue desarrollado por antiguos trabajadores de la compañía ENCASUR, entidad que explotó hasta su cierre las últimas minas de carbón en la zona. Su intención es mantener vivo el oficio de levantar el refuerzo de los túneles mediante pilares de madera. La edición ha sido organizada por el Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo, que asumió tal gestión desde 2012. Participaron cuatro parejas de mineros y los ganadores han sido Francisco Turiel y Fernándo González.











Oficio y arte, el entibar es una actividad fundamental en la minería subterránea. Una vez dinamitados y picados los frentes de las galerías, es necesario asegurarlas contra las presiones del terreno. Y en el caso del concurso que ha motivado este texto, el jurado valoró la calidad del labrado de la madera, del ajuste, exactitud de medidas, aplome, alineación y acabado superficial, además del tiempo invertido en la elaboración.



Hablar de ferrocarril en el Valle del Guadiato es inherente a hablar de minería. Sobre todo porque fue la actividad económica que motivó la llegada de los caminos de hierro a estas tierras cordobesas. Y no olvidemos tampoco el papel protagonista de dicho medio de transporte dentro de las propias minas, para la extracción de los minerales hacia el exterior, además del transporte de útiles, materiales y los propios mineros.

Enlace a la noticia de infoGUADIATO:


Gracias a los autores del perfil de Facebook Peñarroya-Pueblonuevo del Terrible por la cesión de las fotografías del evento y la subida del vídeo a la plataforma YouTube.

Y un par de vídeos sobre los últimos mineros de la Cuenca del Guadiato: